Buscar
 

Santa Adelaida (Alicia)

Fiesta: 16 de Diciembre / 23 de Junio    931 - † 999

ra hija del rey Rodolfo de Borgoña, el cual murió cuando ella tenía 6 años. Siendo muy joven contrajo matrimonio con Lotario, rey de Italia, pero éste murió joven al parecer envenenado por los que deseaban quitarle su reino. La Santa quedó viuda de sólo 19 años. El usurpador Berengario quería casarla con su hijo, pero como la Santa se negó rotundamente a esta unión, Berengario la encerró en una prisión y le quitó todos sus poderes y títulos. El Padre Martín, su capellán, se quedaba admirado porque Santa Adelaida no se quejaba ni protestaba y seguía tratando a todos los carceleros con exquisita amabilidad y dulzura ya que todo lo que sucedía lo aceptaba como venido de las manos de Dios. El Padre Martín logró liberar a la Santa y la refugió en el castillo de Canossa.

Sin embargo, Berengario atacó aquel castillo y Santa Adelaida envió a sus embajadores hacia Alemania para pedir la ayuda de Otón, el Emperador.

Santa Adelaida (Alicia)

Pronto llegó éste con su ejército, derrotó e hizo prisionero a Berengario y concedió la libertad a la Santa reina. El emperador alemán se enamoró de Adelaida y le pidió que fuera su esposa. Ella aceptó, y el Sumo Pontífice Juan XII coronó a Otón como emperador y a Adelaida como emperatriz. Otón el grande reinó durante 36 años, y mientras tanto su Santa esposa se dedicaba a socorrer a los pobres, a edificar templos y a ayudar a misioneros, religiosos y predicadores. Al morir su esposo Otón I, le sucedió en el trono el hijo de Adelaida, Otón II, el cual se casó con una princesa de Constantinopla. Tuvieron un hijo Otón III.

Fundó varios monasterios y se preocupó por la evangelización de los que todavía no conocían la religión católica. Se esforzaba mucho por reconciliar a los que estaban peleados. Su director espiritual fue en ese tiempo San Odilón.

Cuando su nieto, Otón III se posesionó como emperador, Ella se retiró a un monasterio, y allí pasó sus últimos días dedicada a la oración y a meditar en las verdades eternas.

Murió el 16 de diciembre del año 999 en Salces, en la Alsacia. Fue para sus súbditos una madre bondadosa. Ignoraba el odio y no guardaba resentimientos con nadie. Supo dirigir el gobierno del país alemán con bondad y mucha compresión, ganándose el cariño de las gentes.