Buscar
 

San Anselmo de Canterbury

Fiesta: 21 de Abril    1033 - † 1109

ació en la ciudad de Aosta, en el Piamonte Italiano en el año 1033. Su padre se llamó Gondulfo y era ambicioso, apasionado y muy amigo del boato. Tenía puestas sus esperanzas humanas en su hijo. Su madre de origen quizá menos noble pero enriquecida con muchas dotes sobrenaturales y, sobre todo, muy buena educadora y una excelente cristiana. Ella fue quien mayormente influyó en la formación del pequeño como después lo recordará él mismo con gran alegría.

Su madre murió cuando más necesidad tenía de su ayuda. Su padre suplió en parte esta educación pero llevándolo con demasiada dureza. Es cierto que esto le ayudó a evitar el entregarse a la vida licenciosa que llevaban otros jóvenes de su edad, pero tampoco se sentía feliz porque se veía coartado de vivir la vida cristiana como él creía que debía hacerlo: como correspondía a los hijos de Dios.

San Anselmo de Canterbury

Anselmo se dedicó de lleno al estudio. Se convirtió entonces en un eminente profesor, elocuente predicador y gran reformador de la vida monástica. Sobre todo llegó a ser un gran teólogo.

Fue elevado a la dignidad de Arzobispo primado de Inglaterra, con sede en Canterbury. Fue a Roma no sólo para pedir que se reconocieran sus derechos, sino también para pedir que se mitigaran las sanciones decretadas contra sus adversarios, alejando así el peligro de un cisma. Esta muestra de virtud suya terminó desarmando a sus opositores.

Murió en Canterbury, lleno de méritos, el 21 de abril de 1109. En 1720 el Papa Clemente XI lo declaró doctor de la Iglesia. Es el héroe de la doctrina y virtud e intrépido en las lides de la Fe.