Buscar
 

Santos Crispín y Crispiniano

Fiesta: 25 de Octubre    ¿? - † 285

Mártires de la Iglesia Antigua. Los gloriosos Hermanos  de Jesucristo San Crispín y San Crispiniano eran nobles patricios de Roma los cuales al ver los estragos que los perseguidores de la Iglesia hacían en el rebaño del Señor, robándoles los bienes y quitándoles después la vida con los más atroces suplicios, determinaron vender toda su hacienda y trasladarla al Cielo por las manos de los pobres. Hechos así pobres por amor de Cristo, pasaron a las Galias en compañía de San Quintín y otros celosos cristianos, para dar noticia de la fe a aquellas gentes idólatras. Después de muy largos y penosos viajes, en los cuales sembraron en varias poblaciones las semillas de la verdad evangélica, pusieron su residencia en la ciudad de Soissons, y a ejemplo de San Pablo, que unía su ministerio apostólico con el trabajo manual, nuestros Santos Hermanos enseñaban en todas las ocasiones oportunas que se les ofrecían, la doctrina del Salvador del mundo y se ganaban el sustento haciendo calzado.

Los infieles escuchaban  con asombro sus pláticas admirables y consejos de perfección nunca oídos, maravillándose más todavía de su vida santísima, y señaladamente de su caridad, desinterés, piedad y menosprecio de la gloria y vanidad del mundo, pues jamás les veían en los públicos regocijos y fiestas de los dioses; porque mientras los idólatras se entregaban a aquellos pasatiempos, los dos Santos Hermanos se postraban delante de una cruz, y oraban con gran fervor a Jesucristo para que con su gracia alumbrase a aquellos hombres tan ciegos. De esta manera, con su vida ejemplar y Santa conversación, redujeron a la fe gran muchedumbre de gentiles. En esta sazón vino a la Galia Bélgica el emperador Maximiano Hercúleo, y algunos idólatras se quejaron amargamente de los dos Hermanos, diciendo que eran enemigos de los dioses, y que desasosegaban al pueblo inficionándole con una nueva superstición. El emperador, por deseo de complacer a los delatores, y por el odio que tenía al nombre cristiano, dio orden de que los dos hermanos fuesen presos y presentados al tribunal de Riccio Varo (Rictiovaro), tirano sangriento, a quien había hecho antes, gobernador de la Galia, y promovido ya en aquellos días a la dignidad de prefecto del Pretorio. Mandó este bárbaro juez que atormentasen a los dos Santos con desapiadados azotes y después con los más rigurosos suplicios, con que solían probar la constancia de los mártires, hasta que viéndolos salir triunfantes de todos los tormentos, mandó degollarlos. Los fieles de Soissons levantaron un templo suntuoso a la memoria de los Santos Crispín y Crispiniano, y San Eligio adornó magníficamente las urnas de sus sagrados cuerpos.

Son los patronos de los zapateros, fabricantes de sillas de montar, y curtidores.