Buscar
 

San David

  Significado de David
Fiesta: 29 de Diciembre   1085 - † ¿?

an David Rey y Profeta. Era el más joven de los ocho hijos de Jesé, un pequeño propietario de la tribu de Judá que habitaba en Belén, dónde nació David. Nuestro conocimiento de la vida y características de David se deriva exclusivamente de las páginas de La Sagrada Escritura y los títulos de muchos Salmos. Según la cronología usual, David nació en 1085 y reinó de 1055 a 1015 a.C. Recientes escritores han datado su reinado, deduciéndolo de inscripciones asírias, unos 30 ó 50 años más tarde. Por las limitaciones, no es posible dar más que un esbozo de los eventos de su vida y una simple estimación de sus características y su importancia en la historia del pueblo elegido, como rey, salmista, profeta e imagen del Mesías.

San David

El Rey David es un personaje polifacético: adolescente hacendoso, valiente y hábil, que con la gesta contra Goliat, al que mató de una pedrada en la frente, dio fin a su oficio de pastor para iniciarse en el de rey. Soldado leal con Saúl, cuya vida respetó a pesar de tenerla unas cuantas veces en sus manos, por más que él le perseguía e intentaba matarle por todos los medios. Amigo fidelísimo de Jonathan, hijo de Saúl.

Débil en su pecado contra su soldado Urías, lo mandó a primera línea de combate para que cayese y así quedarse con su mujer Betsabé, Él que tenía cuantas quería. Entonces David se casó con Betsabé, ésta quedó embarazada. El profeta Natán le echó en cara su pecado y, aunque el rey se arrepintió sinceramente  y Dios le perdonó, el hijo de Batsabé murió. Su segundo hijo, Salomón, fue su heredero.

Pero sincero luego en la penitencia. Gran rey, que unificó Israel, conquistó Jerusalén, a la que llamó Ciudad de David; pacificó las fronteras y dejó preparado el camino a su hijo Salomón, que alcanzó el mayor esplendor del reino de Israel y construyó el templo de Yahvé. Gran poeta que compuso numerosos salmos y recopiló otros, creando así una de las más bellas obras literarias de Israel. La memoria del rey David ha permanecido viva a lo largo de los siglos porque su espíritu y su obra se han mantenido en plena vigencia.

David fue un gran rey, un gran soldado y un buen poeta.