Buscar
 

San Eutropio

Fiesta: 8 de junio    ¿?- † Siglo VI

utropio era abad del monasterio servitano desde el año 584. Había sido discípulo de San Donato, que, procedente de África, había fundado en tierras valencianas este cenobio, a mediados del siglo VI. Insigne obispo de Valencia a fines del siglo VI, muy elogiado por San Isidoro en la obra varones ilustres, tanto por su santidad como por su ciencia. A San Donato le sucedería San Eutropio como abad del monasterio servitano. Asistió al lII Concilio de Toledo, celebrado el año 589; y a San Leandro y a él se les confió la redacción última de los 23 cánones relativos a la disciplina eclesiástica. Como Monje, Eutropio había mostrado talento y virtud. Como escritor ha dejado varios tratados ascéticos, dedicados directa y concretamente a la virginidad. Como Abad del monasterio destacó por su servicio a la Iglesia, en los difíciles tiempos en que el arrianismo producía estragos en la ortodoxia católica.

eutropio.jpg (12510 bytes)

Trabajó por la pureza de la doctrina católica, confortó y animé a los cristianos a que permaneciesen fieles a la fe católica durante la persecución arriana.

Amigo de San Leandro, arzobispo de Sevilla, colaboré en sus actividades, llevando ambos la organización del Tercer Concilio de Toledo. En este Concilio, el discurso pronunciado por el rey Recaredo, de una gran claridad, concisión y exactitud, da la impresión que fue redactado por algún obispo u organizador del mismo.

De regreso a Valencia Eutropio continuó trabajando por el restablecimiento de la fe católica en la comunidad cristiana, afectada por los estragos producido el arrianismo.

Como pastor de la diócesis de Valencia fue solícito en todos los ámbitos del ministerio pastoral, consolidando las estructuras diocesanas.

Se preocupó por la formación y reforma del clero; la religión y el culto alcanzaron gran esplendor bajo su pontificado. Tampoco descuidó las necesidades temporales de los fieles.

Murió Eutropio santamente, y como santo muy pronto lo veneré el pueblo cristiano con culto público.

Se colocó una estatua suya en el aula capitular de la Catedral de Valencia. Los agustinos llegaron a tenerlo como santo de su Orden, por lo que además del martirologio benedictino, figura como tal en el "Eneomiasticon" Agustiniano, de Elssio, dc 1654.

En unas excavaciones hechas cerca de la Catedral, en 1770, se encontraron fragmentos de una lápida, atribuida a este obispo.

Aunque la Santa Sede no concedió a la Diócesis misa y rezo propio de San Eutropio, su fiesta se celebró durante muchos años el 8 de junio, día en que se supone su muerte.