Buscar
 

San Justino

Fiesta: 1 de Junio    100 - † 165

ran filósofo nacido en la antigua ciudad de Siquem, capital de Samaria (ciudad que en su tiempo se llamaba Naplus, en Palestina), de padres paganos, de origen griego, le dieron una excelente educación, instruyéndolo lo mejor posible en filosofía, literatura e historia. Se convirtió al cristianismo leyendo las Sagradas Escrituras y siendo testigo del heroísmo de los mártires. Tenía unos 30 años. No fue sacerdote, sino simplemente un laico, y fue el primer apologista cristiano. Se llama apologista al que escribe en defensa de algo. Y Justino escribió varias apologías o defensas del cristianismo. Sus escritos ofrecen detalles muy interesantes para saber cómo era la vida de los cristianos antes del año 200 y cómo celebraban sus ceremonias religiosas. Sus dos libros: Apología por la Religión Cristiana y Diálogo con el Judío Tripo, se consideran entre los más importantes del siglo II.

Durante algún tiempo se dedicó a estudiar la ciencia que enseñaban los que seguían la corriente llamada "estoicismo", pero luego dejó esa religión porque se dio cuenta de que no le enseñaban nada seguro acerca de Dios, por eso que Justino se dedicó a leer la S. Biblia y allí encontró maravillosas enseñanzas que antes no había logrado encontrar en ningún otro libro.

San Justino

Ataviado con las vestimentas características de los filósofos, Justino recorrió varios países y muchas ciudades, discutiendo con los paganos, con los herejes y los judíos, tratando de convencerlos de que el cristianismo es la religión verdadera y la mejor de todas las religiones.

Cuando los paganos se dieron cuenta de que este sabio era cristiano, el alcalde de Roma lo mandó llamar ante su presencia. Y le hizo varias preguntas. ¿Cuál es su especialidad? Mire, durante mis primeros 30 años me dediqué a estudiar filosofía, historia y literatura. Pero cuando conocí la doctrina de Jesucristo me dediqué por completo a tratar de convencer a otros de que el cristianismo es le mejor religión. ¿Sigue, siendo sabio esa religión? Fui un ignorante hasta que no la conocí. El cristianismo me ha aportado la verdad que no había encontrado en ninguna religión.

Los otros cristianos gritaron que ellos estaban totalmente de acuerdo con lo que Justino acababa de decir. Justino y sus compañeros, cinco hombres y una mujer, fueron azotados cruelmente, y luego les cortaron la cabeza en el año 165. Se conservan los archivos de su juicio.