Buscar
 

San Nicolás de Tolentino

Fiesta: 10 de Septiembre    1245 - † 1305

ació en 1245 en la aldea de San Ángelo en Marca de Ancona, siendo el primogénito de la familia. De niño se une a los eremitas agustinos. Fue ordenado sacerdote. Vive la caridad para con los pobres intensamente, visita enfermos, consuela afligidos, reconcilia a los discordes, libra a los cautivos. Estando de visita en Tolentino, va a la capilla, donde oye una voz que le dice que en esa ciudad perseveraría. En esa circunstancia histórica la ciudad estaba enfrentada por luchas entre dos partidos los guelfos y los gibelinos. Nicolás comienza a predicar y a hacer milagros por lo que la ciudad de Tolentino recupera la paz. Bien conocido asceta y apóstol, supo combinar la oración y la soledad con la actividad apostólica.  Muchos acudían a oírle predicar, y aprender de Él la sabiduría que desplegaba en sus largas horas de confesionario. San Nicolás fue un hombre austero y exigente consigo mismo. Quiso llevar, como Jesús su maestro, el peso de los demás.

Hacía la penitencia que imponía a los que se confesaban con Él, mostrándose con ellos sumamente amable y compasivo. A San Nicolás de Tolentino lo invocan los que sufren injusticias, o están en peligro de perder la vida o la libertad, y también se lo invoca como protector de la maternidad y la infancia, de las almas del purgatorio, de la buena muerte, y hasta contra los incendios y las epidemias.

Aunque no se notaba exteriormente la penitencia a la que se sometía, sabemos por el testimonio de sus cohermanos que cuatro días a la semana su alimento consistía en sólo pan y agua, y los otros tres días no tocaba alimentos sustanciosos como carne, huevos, o fruta. No dormía sino tres o cuatro horas y el resto lo dedicaba a la oración. Después de largas horas que pasaba en el confesionario, se dedicaba a visitar a los pobres, a los que les llevaba, con el permiso de sus superiores, ayudas materiales en los casos más urgentes. Los prodigios que hizo en vida y sobre todo después de la muerte tenían la finalidad de aliviar las miserias humanas.

Tras 30 años de vida pastoral, muere el 10 de septiembre de 1305. Sobre su tumba se erigió una basílica donde se siguieron realizando milagros. Fue canonizado en 1446.