Buscar
 

San Norberto

Fiesta: 6 de junio   1080 - † 1134

orberto significa: "resplandor del norte" (Nor: norte. Bert: resplandor). San Norberto nacido en Alemania  cerca del río Rhin en el año 1080. De familia rica, planeaba dedicarse a una vida de comodidades y gozos, sin muchas aspiraciones espirituales, estaba emparentado con el emperador. De joven fue dado a los deleites del mundo. Se afanaba por el buen vestir y por alagar a las damas con sus poesías. Su conversión, ocurrió a raíz de una tormenta que le sorprendió cuando viajaba a Westfalia, poco antes de cumplir los treinta años. Cayó un rayo a los pies de su caballo y Norberto fue tirado al suelo. Quedó inconsciente por una hora y al despertar decidió dejar atrás la vanidad de su vida pasada.  Norberto se dio cuenta de que primero había que dedicarse a la penitencia y después sí darse a la predicación, y vendió todos sus bienes, repartió entre los pobres el dinero recolectado, y se dedicó a vivir como un verdadero pobre. Andaba descalzo sobre la nieve, como sacrificio por los pecados.

San Norberto

Fue ordenado sacerdote y recibió del Papa la misión de ir a evangelizar. Recorrió para ello el norte de Francia descalzo y sin dinero. En muchas partes lo rechazaron y hasta en ocasiones tuvo que marcharse para evitar la violencia.

Asistió al concilio de Rheims y se le encomendó que fundara un monasterio, lo cual hizo en el Valle de Prémontré. Es por eso que los miembros de la orden que el fundó se llaman los premonstratienses. Tuvo éxito y la orden se extendió por toda Europa.

En la ciudad de Magdeburgo se había muerto el arzobispo y el rey Lotario asistía al funeral. Predicó San Norberto y lo hizo tan maravillosamente bien, que al final del sermón el pueblo empezó a gritar: "Norberto Arzobispo". "Norberto Arzobispo". Al rey Lotario le agradó esta proposición y escribió al sumo Pontífice recomendándole al santo como nuevo arzobispo de Magdeburgo. Y pronto llegó el nombramiento, con gran susto para Norberto pero inmenso agrado para los fieles de la ciudad.  Como obispo supo gobernar sin ser ni blando ni transigente. Trataron de varias veces de matarlo, murió sin embargo de muerte natural en Magdeburgo el 6 de junio de 1134. Tenía apenas 53 años, pero estaba tan desgastado como si tuviera 83. Había cumplido el lema de San Pablo: "Con gusto me gastaré y desgastaré totalmente por salvar las almas".