Buscar
 

Pontífice Pío X

Fiesta: 21 de Agosto    1835 - † 1914

apa y Confesor. Nació en la aldea de Riese, situada en la región véneta, el año 1835. Primero ejerció santamente como presbítero, más tarde fue obispo de Mantua y luego patriarca de Venecia. El año 1903 fue elegido papa. Tuvo que luchar también contra los errores doctrinales que en ella se filtraban.

Nuestro Papa, con el nombre de Giuseppe (José) Sarto, hijo de un humilde cartero, en la ciudad de Riese, en el Veneto, fue el segundo de diez hijos de la pobre familia. Asistió a la escuela elemental de Riese y, gracias a las instancias del cura párroco, pasó a la escuela superior de Castelfranco, a una distancia de ocho kilómetros, que el chico recorría a pié dos veces al día. Más tarde, en virtud de una beca que se obtuvo para Él, pudo asistir al seminario de Padua. Por dispensa especial, se le ordenó sacerdote a la edad de veintitrés años y, desde aquel momento, se entregó completamente al ministerio pastoral; al cabo de dieciséis años, ascendió a canónigo en Treviso, donde prosiguió con mayor ahínco su dura y generosa tarea sacerdotal.

En 1884, fue consagrado obispo de Mántua, diócesis que se hallaba en bajas condiciones morales, debido a su clero negligente hasta el extremo de haber provocado un cisma en dos poblaciones. A la muerte de León XIII, en 1903, era creencia general que habría de sucederle en la cátedra de San Pedro el cardenal Rampolla del Tíndaro. Al cabo de otras cuatro votaciones, resultó elegido el cardenal José Sarto. Uno de los primeros actos del nuevo Papa fue el de recurrir a la constitución "Commissum nobis", a fin de terminar, de una vez por todas, con cualquier supuesto derecho de cualquier poder civil para interferir en una elección papal, por el veto u otro procedimiento.

En la vecina Francia, surgió la separación entre la Iglesia y el Estado, nació el Modernismo y con él las relaciones entre la religión y la política se convirtieron en obstáculos cada vez más duros e infranqueables. Con el talante de una persona que sabe dialogar con cualquiera, no le quedó otro remedio que condenar a los sacerdotes modernistas pues querían asimilar los fundamentos de la fe cristiana con el Modernismo y la democracia naciente por entonces.

Por otra parte, la Iglesia necesitaba una gran reforma en la Liturgia y en la Catequesis. Fue quien introdujo la costumbre de la comunión frecuente y permitió que los niños de seis años en adelante pudiesen acercarse a recibir la Primera Comunión, algo que chocaba frontalmente contra los jansenistas y los rigoristas.

Fundó el Instituto Bíblico para perfeccionar las traducciones de la Biblia y nombró una comisión encargada de ordenar y actualizar el Derecho Canónico. Promovió el estudio del Catecismo.

Murió el 21 de agosto de 1914 después de once años de pontificado.