Buscar
 

San Policarpo

Fiesta: 23 de Febrero    75 - † 155

bispo y mártir. San Policarpo, obispo de Esmirna en Turquia, fue uno de los discípulos del apóstol San Juan Evangelista. Nació hacia el año 75, probablemente en el seno de una familia que ya era cristiana. Los fieles le profesaban una gran admiración. Y entre sus discípulos tuvo a San Ireneo de Lyon y a varios Santos más.

Policarpo era un hombre de gobierno. No tenía la cualidad de escritor y pensador como San Ignacio, ni deseaba como Él ser triturado por las fieras del circo para llegar a Dios. Al contrario, se mantuvo escondido a causa de la humilde desconfianza en sí mismo. Era anciano y sabía que no se podía confiar mucho en sus fuerzas. Pero cuando fue descubierto en un granero y reconducido a la ciudad, demostró la serena valentía de su fe.

San Policarpo

Conocemos la conmovedora conclusión de su vida gracias a un documento fechado un año después del martirio de San Policarpo, que tuvo lugar el 23 de febrero del año 155. Es una carta de la “Iglesia de Dios peregrinante en Esmirna, a la Iglesia de Dios peregrinante en Filomelio y también a todas las parroquias de cualquier lugar de la Iglesia santa y católica”. Es una narración muy importante bajo el aspecto histórico, hagiográfico y litúrgico.

Mientras en el anfiteatro de Esmirna se está quemando vivo, el mártir eleva al Señor una estupenda oración, breve pero intensa: “Bendito seas siempre, oh Señor; que tu nombre adorable sea glorificado por todos los siglos, por Jesucristo pontífice eterno y omnipotente, y que se te rinda todo el honor con Él y con el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos”. De improviso ese cuerpo quemado quedó reducido a cenizas. “A pesar de esto, escribe el autor de esa carta, que recomienda hacer leer a las otras Iglesias, nosotros recogimos uno que otro hueso, que conservamos como oro y piedras preciosas”.

El día de su martirio fue el 23 de febrero del año 155.