Buscar
 

Santos Zacarías e Isabel

Fiesta: 5 de Noviembre    

a fama de estos dos Santos se debe a que fueron los papás de San Juan Bautista. La bella historia de estos dos Santos esposos la cuenta San Lucas en el primer capítulo de su evangelio. Dice así:

Hubo en tiempos del rey Herodes un sacerdote llamado Zacarías, casado con Isabel, una mujer descendiente del hermano de Moisés, el sumo sacerdote Aarón. Los dos llevaban una vida santa, eran justos ante Dios, y observaban con exactitud todos los mandamientos y preceptos del Señor

Santos Zacarías e Isabel

Zacarías e Isabel no tenían hijos, porque ella era estéril. Además ya los dos eran de avanzada edad. Un día, cumple Zacarías el oficio sacerdotal y, mientras ofrece el incienso se le apareció el Ángel del Señor, y Zacarías al verlo se llenó de temor y un gran terror se apoderó de Él. El ángel le dijo: "No tema Zacarías, porque su petición ha sido escuchada. Isabel su mujer, dará a luz un hijo, a quien pondrán por nombre Juan. Él será para ustedes gozo y alegría, y muchos se alegrarán por su nacimiento, porque será grande ante el Señor; no beberá licores; estará lleno del Espíritu Santo, y convertirá a muchos hacia Dios, y tendrá el espíritu del profeta Elías, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.

Zacarías le dijo al ángel: "¿Cómo puedo saber que esto que me dice sí es cierto? Porque yo soy muy viejo e Isabel mi esposa es estéril". El ángel le dijo: "Yo soy Gabriel, uno de los que están en la presencia del Dios, y he sido enviado para comunicarle esta buena noticia. Pero por no haber creído a las palabras que le he dicho, se quedará mudo y no podrá hablar hasta el día en que sucedan estas cosas, que se cumplirán todas a su tiempo". El pueblo estaba esperando a que saliera Zacarías y se extrañaban de que demorara tanto en aparecer. Cuando apareció no podía hablarles, y se dieron cuenta de que había tenido alguna visión. Él les hablaba por señas y estaba mudo.

Después Isabel, sin ni siquiera enterarse sus vecinos, concibió un hijo y estuvo oculta durante cinco meses. Cuando nace Juan, el futuro Bautista, Zacarías recupera el habla, bendice a Dios y entona un canto de júbilo, profetizando. Con Zacarías e Isabel la fe es aclamada con exultación y reconocida en su inseparable oscuridad.

Según un escrito apócrifo, Zacarías había muerto mártir. Cuenta que fue asesinado en el templo por mandato de Herodes, porque se había negado a decir dónde estaba su hijo.